SOBRE MÍ Y SOBRE TÍ

 

¡Hola!

Mi nombre es Marta, tengo 24 años, y tengo un gran problema: quiero tener un cuerpo sano, ¡pero me encanta la comida! Y créeme, ambas cosas pueden ser muy difíciles de compaginar. Te voy contar mi historia, aunque si te pareces un poco a mí, probablemente también sea la tuya y te sentirás muy identificad@ con lo que vas a leer.

Soy lo que hoy en día se conoce como foodie. Es decir, una persona que disfruta y aprecia la comida, le encanta probar cosas nuevas o de distintos países y es feliz cuando le ponen un suculento plato gourmet en la mesa. También me encanta cocinar y poner patas arriba la cocina para crear mis propias recetas, y esto puede ser muy divertido, pero claro… También puede ser peligroso.

Y es que esto de disfrutar de la comida está muy bien, pero llega un día en que la salud llama a tu puerta y te dice: Oye, que hace mucho que no pasamos tiempo juntos… ¿dónde has estado? Pues comiéndome un gofre con chocolate, ¿donde voy a estar? Y como si fuera un testigo de ‘Jeobá‘ le cerramos la puerta y le decimos: ¡No me interesa, fuera!

Creo que al principio todos queremos escapar y vivir en una feliz ignorancia. Pero lo cierto es que la salud es algo serio y llega un momento en el que no podemos ignorarla. En mi caso, a mis 13-14 años, tenía una alimentación que dejaba mucho que desear. El resultado no tardó en salir a la luz: kilos de más, energía por los suelos (me dormía por las esquinas) y una forma física muy pobre. No podía alargarlo más, tenía que cambiar.

No me quiero extender mucho, así que te resumiré lo que me ha pasado en estos últimos 10 años: he probado todo tipo de dietas, he experimentado el ‘efecto rebote’ mil veces, mi peso ha subido y bajado continuamente, y he vuelto locos a mi cuerpo y a mí misma (¿te suena?). Además este último año he vivido fuera y fue la excusa perfecta para abandonar por completo mi alimentación saludable, terminando por destrozar mi salud aún más. Después de tantos fracasos, te puedo decir que he  cometido muchísimos errores pero también he aprendido de todos ellos. Hoy más que nunca creo que tengo el conocimiento suficiente para conseguir mi objetivo: combinar una vida saludable sin renunciar a disfrutar de la comida.

Pero hoy en día el conocimiento por sí solo no sirve. La comida no saludable está en todas partes, y está muy buena, ¡cohona! Y luego está la fuerza de voluntad, y un sin fin de emociones que nos animan a abandonar continuamente.

Este Blog no es más que mi forma de contártelo y de comprometerme aún más con este ‘reto’ personal. Todo lo que escribiré, será de una forma honesta y sincera. De una persona que no es perfecta, que tiene altibajos y problemas. Que se encontrará con un camino largo y difícil, pero valdrá la pena. Busco encontrar una alimentación de verdad, sin locuras, sin extremismos y sin fórmulas mágicas.

Sinceramente, creo que hay miles de personas que han pasado -o están pasando- por mi misma situación. Por eso creo que, si eres una de ellas, puedes encontrar muy útil la información que publico por aquí. Al fin y al cabo, es un camino que se recorre mejor acompañado 🙂