ansiedad comida

5 Pasos que te ayudarán a afrontar la ansiedad por la comida

“Todos experimentamos miedo. Todos experimentamos estrés. Todos experimentamos ansiedad. Por favor no trates de ser una piedra. Sin embargo, hay experiencias que en intensidad y duración nos privan de poseer una relación armoniosa con nosotros y el mundo.”
-Verónica Morera

Hola, coco.

En mi último post “Cómo el mundo moderno influye en tu ansiedad por la comida“, te hablé de uno de los principales problemas que causan la ansiedad: la mayoría de ciudadanas y ciudadanos modernos tenemos poca tolerancia a las emociones “negativas” y carecemos de herramientas para gestionarlas. Estamos muy conectadas al mundo virtual, pero desconectadas del mundo real.

En lugar de prestar atención y afrontar esas emociones, decidimos huir de ellas. Una de nuestras vías de escape favoritas es la comida: placentera, accesible y abundante en nuestro entorno.

El objetivo del post de hoy es que conozcas un poquito mejor tu ansiedad y tengas algunas herramientas para afrontarla en 5 pasos. Espero que te ayude a mejorar tu relación con la comida 🙂

PRIMER PASO: LOS BÁSICOS

Lo que te describo a continuación es de ‘primero de ansiedad’. Probablemente te suenen estos conceptos, pero si es la primera vez que lees sobre ansiedad por la comida, es fundamental que seas consciente de lo siguiente:

  • No tienes un problema con la comida. La comida es el mecanismo de defensa con el que combates tu verdadero problema para sobrevivir a él. Es decir, comer en exceso o darse atracones es el síntoma, no el problema en sí.
  • No es lo mismo el hambre física que el hambre emocional. La primera la utilizas para nutrirte, y la satisfaces comiendo alimentos de cualquier grupo (verduras, huevos, frutas, etc.). La segunda la utilizas para evadirte. No te vale una ensalada, necesitas algo concreto para satisfacerte, y ese ‘algo’ suele ser -aunque no necesariamente- rico en azúcares y grasas (es decir, un alimento que te produce mucho placer sensorial). En este cuadro lo puedes ver más claro.

SEGUNDO PASO: ESCUCHA

“Las emociones exponen los problemas para que la razón los resuelva” Greenberg, L. S.

Las emociones son la forma que tiene tu cuerpo de comunicarse contigo.

  • Las emociones ‘cómodas’ (alegría, calma, orgullo…) te dicen que estás haciendo las cosas bien y te animan a seguir por ese camino.
  • Las emociones ‘incómodas’ (ira, tristeza…) están ahí para decirte que algo no va bien y por tanto necesitas hacer o cambiar cosas.

De ti depende prestarles atención o ignorarlas. Si optas por ignorar a tus pobres emociones incómodas (callándolas con comida, por ejemplo) y no las resuelves, te librarás de ellas por un ratito, pero volverán con más fuerza la próxima vez, chillando y pataleando como un bebé. ¡Quieren que las escuches y tomes acción, no que pases de ellas!

Conclusión: tus emociones tratan de decirte algo. Tanto las placenteras como las más incómodas tienen su función: acercarte a tu bienestar. Ignorarlas es el primer paso a la desconexión contigo misma y con el mundo que te rodea. Intenta no ser impulsiva, escúchalas, no te las comas y ve al paso 3 🙂

TERCER PASO: IDENTIFICA EL ORIGEN DE TU ANSIEDAD

Tu ansiedad por la comida puede aparecer por uno o varios motivos a la vez. Estos son algunos de los más frecuentes:

  • Nutrición deficiente: Normalmente, esto pasa cuando le damos a nuestro cuerpo muy poca comida durante un largo periodo de tiempo. Probablemente estés aplicando una restricción calórica demasiado severa y tu cuerpo te está pidiendo a gritos más comida. En este caso, quizá deberías plantearte un método menos agresivo para perder grasa y probar otros enfoques (pide ayuda a un nutricionista).
  • Insatisfacción personal: puede que no estés contenta con tu estilo de vida. Tus días son todos iguales, y tanto lo que haces (trabajo y tiempo libre) como lo que te rodea (entorno, personas…) no te produce ninguna satisfacción. Utilizas la comida como excusa para sentir algo y romper con esa monotonía que te está apagando cada vez más.
  • Exceso de auto-exigencia: quieres ejercer demasiado control sobre ti misma y no dejas espacio a la vulnerabilidad. Tu día a día está lleno de normas, restricciones, objetivos y rutinas a seguir de forma religiosa. En este caso, un atracón de comida es la manera que tiene tu cuerpo de rebelarse ante tal agonía y gritarte “STOP!, no soy una máquina”.
  • Mentalidad dicotómica: en tu mente sólo existe el blanco o el negro, el bien y el mal, el todo o la nada. No existe el término intermedio. Si eres la típica que da el día por perdido por comer un alimento insano y aprovecha para darse el atracón porque “total, hoy ya no sirve para nada”, este es el origen de tu ansiedad. Esta mentalidad es especialmente común en personas que han seguido dietas toda su vida o gran parte de ella. (Leer este post te puede interesar)
  • Baja tolerancia al dolor y baja capacidad de gestión emocional. Te cuesta mucho esfuerzo soportar cualquier situación que te produzca dolor porque no tienes herramientas para gestionarlo. Necesitas la comida para huir desesperadamente o apagar esos sentimientos negativos porque no sabes qué demonios hacer con ellos. En general, se trata de situaciones difíciles que te dan miedo o que no quieres afrontar. Utilizas la comida para “aparcar” ese dolor, dejándolo en un segundo plano en lugar de atenderlo.

CUARTO PASO: DILE ‘HOLA’ A TU ANSIEDAD

Ya sabes que no tienes un problema con la comida, tu problema es interno.

Ya sabes que tus emociones han surgido para decirte algo y tienes que escucharlas, no evitarlas.

Ya sabes cuál es el origen de tu ansiedad.

Ahora viene el siguiente paso, ¿qué hacemos con ella?

Lo primero de todo, antes de hacer nada, tienes que darle la bienvenida. Sí, sí. Deja entrar a esa pequeña endemoniada en tu casa. Recuerda: la ‘Srta. Ansiedad’ ha venido para decirte algo. Cerrarle la puerta y rechazarla sólo hará que te desconectes de ti misma y el problema se haga más grande. Abrirle la puerta significa que estás dispuesta a trabajar en ti y tomar las acciones necesarias para alcanzar tu bienestar interno.

QUINTO PASO: EMPIEZA A TRABAJAR(TE)

Éstas son algunas herramientas útiles. Algunas enfocadas para trabajar en el origen de tu ansiedad y otras son técnicas a utilizar en el momento en que la sufres :

  • AUTO-DIÁLOGO EN 3 PASOS (por Laura Hernangómez):
    1. Escucha a tu corazón y permítete sentir lo que sea que estés sintiendo sin negarlo, aunque lo consideres ‘malo’ (Ej: “hoy ha sido un día de mierda y reconozco que me siento mal y con ganas de zamparme unos donetes”). 2. Ahora escucha a tu cabeza, con la que puedes evaluar, relativizar y analizar lo que sientes y haces. (Ej: “Ha sido un mal día pero no es el fin del mundo, los donetes no son saludables y no me ayudan en mi objetivo de mejorar mi alimentación. Además, sé que después me harán sentir mal“) 3. Por último, haz que cabeza y corazón ‘negocien’ y toma una decisión. Es decir, no cedas ante los impulsos desenfrenados del corazón ni a las normas estrictas de tu cabeza. Busca un término medio entre ambos. De este modo, puedes empezar a dar con soluciones más equilibradas y tomar decisiones en relación a lo que realmente necesitas para sentirte bien. (Ej. Antes de hacer nada, voy a darme un paseo de 10 minutos para evitar reaccionar de forma impulsiva. Si después realmente me apetecen unos donetes, me comeré 1 ó 2 habiendo comido algo saludable primero. Me los comeré porque me apetece y no sólo porque estoy triste.)
  • ACEPTACIÓN: ya sabes que vivimos en la ‘Cultura de la Felicidad Instagramera-Mr.Wonderful‘ donde parece que hay que vivir en un éxtasis continuo cada día, de lo contrario eres una amargada. Se nos olvida que la vida real tiene buenos y malos momentos. Cuando ante la presencia de algo ‘malo’ lo rechazas y te centras en el “esto no me puede estar pasando/esto no puede ser” o “debería haber hecho esto/debería haber pasado lo otro” estás intentando vivir en un mundo que no existe y malgastando tu tiempo. En cambio, cuando aceptas la realidad sin juzgarla empiezas a estar dispuesta a trabajar en ella y tomar decisiones que te ayudan a avanzar.
  • LA ANSIEDAD NO ES EL CENTRO DE TU VIDA: puede que la ansiedad forme parte de tu día a día. Pero ni tú ‘eres’ una persona ansiosa (más bien ‘tienes’ ansiedad en X momentos), ni la ansiedad debería ser la protagonista de tu vida. Simplemente, deja de darle toda tu atención y trata de llenar tu vida con otras cosas. Es muy importante que sigas haciendo actividades a pesar de la ansiedad o los atracones para no perderte: metas, proyectos, hobbies… En la práctica es algo así como… “¿He tenido un ataque de ansiedad tremendo y me he dado un atracón? Vale, ahora me voy al cine con mis amigas/Vale, ahora voy a ponerme a trabajar en mi proyecto/Vale, ya pasó, voy a ir a esta exposición que tengo tantas ganas de ver”. En definitiva: si le das a Ansiedad un papel secundario en tu vida, acabará desapareciendo. Y al menos, no te impedirá seguir viviendo tu vida.
  • ROMPE EL CÍRCULO DE LA ANSIEDAD: el círculo de la ansiedad no es más que una conducta aprendida que has tomado como hábito: Siento ansiedad -> Pienso en utilizar la comida como ‘calmante’ -> Atracón de comida. Romper el círculo consiste en realizar una actividad (cualquiera) antes de ceder al atracón para darnos la oportunidad de no actuar de forma impulsiva ante el sentimiento de ansiedad. Romper el círculo: Siento ansiedad -> Pienso en utilizar la comida como calmante -> Realizo una actividad para evitar reaccionar impulsivamente (paseo de 10 min., llamo a alguien por teléfono, juego con el perro, etc.) -> Elijo: atracón – no atracón. Puede que al finalizar la actividad sigas teniendo ganas del atracón o no, pero al menos te das la oportunidad de elegir. (Esto me lo enseñó @stefyactiva ;D)
  • DESAHÓGATE: en el momento en que experimentes ansiedad, coge una libreta en blanco y escribe absolutamente todo lo que se te pase por la cabeza. No tiene que estar bien escrito ni ordenado, el objetivo es que lo sueltes todo. Después de unos minutos, lo leerás y verás que la mayoría de pensamientos son exagerados o poco realistas (has sacado a la “drama queen” que llevas dentro. Este ejercicio ayuda a mirar desde otra perspectiva y relativizar. También puede servir como actividad para romper el círculo de la ansiedad 🙂
¿Qué le decimos a la ansiedad cuando quiere ser la protagonista de nuestra vida? NOT TODAY. (Recuerda: la vida es una lucha constante, como en GOT!)

CONCLUSIONES

Tus emociones y tu ansiedad no son tus enemigas. Han venido para decirte que algo no está bien y probablemente necesites tomar decisiones y hacer algún cambio en tu vida.

Tu responsabilidad es escuchar, evaluar tu situación y actuar en consecuencia. Cualquier intento de ignorar tus emociones incómodas con comida sólo hará que se hagan más grandes y entres en un estado de desconexión.

Piensa en ello como una aventura personal. Una oportunidad para conocerte mejor, conectar contigo misma y crecer personalmente.

Y sobretodo… No tengas prisa. Las cosas más importantes de la vida llevan tiempo. Como siempre, ve a tu ritmo, ‘cocoapoco’.

ADVERTENCIA:

No soy experta ni me dedico a la psicología. Este post es una simple herramienta que te puede ayudar a conocer y afrontar el problema, pero nada más. Pide ayuda a un profesional si crees que lo necesitas.

FUENTES:

La mayoría de las ideas principales de este post no son propias (insisto, la psicología no es mi especialidad). He buscado la información, la he ordenado y escrito con mis palabras. La mayoría del contenido pertenece a las siguientes fuentes y es el grandísimo trabajo de personas expertas en el tema:

“¿Qué es ansiedad?” Purplerainnutrition (Verónica Morera)
https://www.purplerainnutrition.com/post/qu%C3%A9-es-ansiedad

“¿Qué son atracones?” Purplerainnutrition (Verónica Morera)
https://www.purplerainnutrition.com/blog/qu%C3%A9-son-atracones

“El mensaje oculto de tus emociones” Cómete El Mundo TCA
http://www.cometeelmundotca.es/index.php/blog/item/211-el-mensaje-oculto-de-tus-emociones

“Las emociones nos ayudan a cubrir nuestras necesidades” María Fabregat Giribert
https://lamenteesmaravillosa.com/las-emociones-nos-ayudan-a-cubrir-nuestras-necesidades/

“Emociones y descontrol alimentario” Entrevista con Laura Hernangómez
http://www.rtve.es/alacarta/audios/comete-el-mundo/comete-mundo-emociones-descontrol-alimentario-27-01-19/4962439/

What do you think?

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: