Despropósitos de año nuevo. Lee esto si tus propósitos de adelgazar fallan cada año.

Hola Coco,

Hoy te cuento algo muy interesante para que no la cagues con tus propósitos saludables de año nuevo, como cada año. Mi intención es que este post te abra los ojos para que no cometas los mismos errores, una y otra vez, como la mayoría.

Yo, por costumbre religiosa, me ponía a dieta estricta todos los 7 de enero. La duración de dicha dieta variaba en función de mi paciencia. Vamos, que la dejaba cuando estaba hasta el chirri de ella. Con el ejercicio seguía un esquema similar. Luego vuelta a empezar, porque una no puede rendirse. Me volvía a cansar y la dejaba. Y así, hasta el 7 de enero del año que viene. Siguiendo esta maravillosa estrategia, he conseguido un resultado muy interesante, que es estar cada año más gorda. Olé yo.

La tontería se me acabó este año, cuando me di cuenta de los errores que había cometido y actué en consecuencia. No me fue nada mal: mejoré  mi salud y mi composición corporal (perdí bastante grasa) sin hacer nada extremo y prácticamente sin darme cuenta. Aquí te dejo estos 3 despropósitos de año nuevo que me ayudaron a alcanzar mis metas, espero que te ayuden a ti también.

 

1. No intentes adelgazar

Adelgazar es muy fácil: sólo hay que comer menos, cualquiera puede hacerlo. Hay 80 mil dietas -cada una con un nombre distinto- para conseguir un déficit calórico. Sin embargo, el 99% de ellas fracasan. Si te paras a pensarlo, ¿dónde falla TODO el mundo? En la adherencia. Osea, en la capacidad de mantener esa dieta a largo plazo. Y es que cualquier dieta que te propongas, si te parece un soberano coñazo, la acabarás dejando = el peso que habías perdido volverá, y con intereses (efecto rebote).

Sé lo que estás pensando, perder peso a corto plazo es demasiado atractivo como para optar por otras vías más lentas. ¿Quieres hacerlo? Adelante, pero sé consciente de las consecuencias: con alta probabilidad seguirás sin saber comer, empeorarás tu relación con la comida, desestabilizarás tu cuerpo y volverás loco a tu metabolismo. Tu peso subirá y bajará como una montaña rusa continuamente. Sé de lo que hablo porque he estado haciendo esto durante años. Sí, el camino corto resultó ser el más difícil.

Pero ojo. Hay gente que sí puede soportar una dieta estricta y extremadamente baja en calorías durante mucho tiempo. Quizá pierdan 20 kilos y la gente les diga “¡Wow! ¡cómo has adelgazado! ¡increíble!” Sí, pero esa persona está destrozada por dentro: déficits nutricionales importantes, falta de energía, libido,  un metabolismo lento y un cuerpo débil. Vamos, un saco de huesos andante. Enhorabuena por los kilos perdidos a costa de todo lo demás.

Solución:

Aprende a comer de una vez, maldita sea. Este post es un buen punto de partida para empezar a saber qué alimentos son saludables. También se me ocurren un montón de nutricionistas que te enseñan a comer a través de las redes sociales (y ¿sabes qué? lo hacen GRATIS). Carlos Ríos, Aitor Sánchez, Sergio Espinar, Lucía Argüelles (vegetariana)…. Son sólo unos ejemplos de personas que te dicen todo lo que tienes que saber para aprender a comer bien. Investiga su trabajo en redes sociales (Instagram, libros, blogs, Facebook, podcast…) y obtendrás uno de los conocimientos más valiosos para el ser humano: controlar tu salud, para toda la vida.

Una vez hayas aprendido lo básico, empieza a aplicar esos conocimientos a tu vida siendo consciente de tu punto de partida. Hay mil motivos por los que tu salud puede estar dañada, y para cada motivo, se necesita una solución diferente:

  • Eres incapaz de comer fruta o verdura – Quizá deberías empezar por ‘retarte’ a comer al menos una pieza al día, e ir aumentando poco a poco.
  • No sabes cocinar sano, o no tienes ideas -Buenas noticias, en Internet o Instagram está lleno de ellas.
  • Eres comedor@ emocional – Empieza a preguntarte por qué desahogas tus emociones en la comida y qué está fallando dentro de ti para solucionarlo. Quizá necesites ir al un psicólogo.
  • Bebes alcohol en todas las comidas y cenas – ¿Qué tal si te lo dejas sólo para las cenas? ¿Y luego sigues reduciendo cada semana?
  • Te haces un lío con lo que es sano y lo que no – Sigue a los nutricionistas que te he comentado antes.
  • Te sientes fatal de salud, necesitas ayuda y no puedes hacerlo sol@ – Vete a un nutricionista que te acompañe en todo el proceso.

Estos son sólo algunos ejemplos, pero como ves, cada persona es diferente y necesita soluciones concretas. Lo que le funciona a otros no es necesariamente lo que tú necesitas. Recuerda: adelgazar es un objetivo simplista que no te lleva a ninguna parte. Márcate tus propios objetivos y aprende a llevar un estilo de vida saludable que se adapte a ti, y que puedas mantener para siempre. Recorre tu propio camino de descubrimiento, es un proceso bonito y de mejora constante, pero siempre con cabeza (¡con coco!). Te aseguro que los resultados durarán para siempre 😉

Que el plátano no engorda, cuyons.

 

2. No te apuntes a un gimnasio al que nunca irás

La gente asocia adelgazar con ponerse a dieta… E ir al gimnasio. La rutina por excelencia es estar 30 minutos en la elíptica/bici estática y luego darte un paseo por las máquinas, a ver qué se cuentan. Una serie por aquí, otra por allá, ea, pa’ casa.

De nuevo, esto es una ruta directa al fracaso y abandonarás en poco tiempo.

  1. Esta rutina es una señora chapa, mejor pegarse un tiro
  2. Esa rutina no funciona a medio/largo plazo
  3. Sigues sin saber lo que estás haciendo

A partir de aquí, te doy 3 consejos:

  • Empieza por lo básico. Es muy paradójico ver cómo la gente se apunta al gimnasio para quemar calorías y mejorar su cuerpo y, sin embargo, van a todas partes en coche/transporte público y utilizan las escaleras mecánicas o el ascensor. Evitan constantemente utilizar sus piernas, guiándose 24/7 por la ley del mínimo esfuerzo. No es muy coherente, ¿no crees? Empieza por moverte en cada oportunidad que te ofrece el día a día (dile hola a las escaleras, adiós al ascensor). Si lo haces, conseguirás un mínimo gasto calórico diario que la mayoría  de las personas subestima. Este ejercicio “no planeado” puede suponer un gasto de entre 200-500 calorías diarias. Al principio te costará, pero cuando tengas el hábito interiorizado, será pan comido.
  • Si realmente te mola el rollo gimnasio/fitness, aprende a hacer una rutina que funcione. Seas hombre o mujer, el cardio constante y agónico no es la solución para mejorar tu composición corporal. La fuerza, joven padawan, es esencial para quemar grasa, dar forma a tu cuerpo y no tener problemas de huesos, dolores o articulaciones con el paso de los años. No estoy diciendo que el cardio no sea importante (porque lo es), pero si sólo te limitas a ello, no vas por buen camino. El cardio no construye un cuerpo fuerte que te ayude a vivir con más calidad de vida. Aquí te dejo algunos nombres de expertos en el tema de los que puedes aprender mucho, y también tienen programas de entrenamiento que te ayudarán a conseguir tus objetivos: Marcos, de Fitness Revolucionario; Sergio Peinado, Sergio Espinar; Víctor, de Fitness Real. ¡Investígales! (Para algo te he dejado los links).
  • Quizá seas de esas personas que odian el gimnasio. Normal, hay muchos motivos para hacerlo. Pero tengo buenas noticias: el gimnasio no es la única forma de mejorar tu cuerpo. Ve más allá y prueba otras cosas. Haz ese deporte que siempre te gustó pero abandonaste por algún motivo, o prueba algo que nunca hayas hecho. Son muchas las personas que empiezan un deporte nuevo (Crossfit, senderismo, entremnamiento funcional, yoga, boxeo, etc.) y se quedan enganchadas de por vida. Para unas personas es más difícil que para otras, pero no te puedes quedar parad@, busca tu forma de moverte. Eres un ser humano, ¡estás hech@ para ello!
Que no cojas el ascensor hombre ya

3. No persigas propósitos que no quieres cumplir

Todos queremos abdominales, pero pocos estamos dispuestos a realizar el esfuerzo que conlleva conseguirlos. Como siempre en la vida, perseguimos a ciegas unas metas marcadas por otros que en el fondo, ni si quiera queremos. 

Una vez más, “adelgazar”, “tener un cuerpazo”, “tener un six-pack”, son objetivos muy simplistas y generales inventados “para todos los públicos”, pero aplicables a muy pocas personas. Puede que la industria del fitness y del adelgazamiento se beneficien de esto, tú no.

Sé honest@ y coherente contigo mism@. ¿Qué es lo que realmente quieres?

Hace unos años en mi cabeza sólo tenía un objetivo: adelgazar, adelgazar y adelgazar.

Ahora, tengo otros más realistas: tener una alimentación saludable que me guste y que pueda seguir, que me haga sentir bien y tener energía, no pasar hambre, no sentir ansiedad. Comer mierda cuando realmente me apetece sin sentimiento de culpa. Tener un cuerpo fuerte, que me ayude a enfrentar mejor el día a día, con el que pueda viajar y explorar el mundo, con el que pueda protegerme y defenderme (¿y si me atacan? nunca se sabe).

 

Una foto bohemia para que reflexiones mejor sobre lo que has leído.

Conclusiones:

No busques adelgazar, busca un estilo de vida que poco a poco, te hará adelgazar y tener un cuerpo saludable. Será el resultado inevitable. Lleva más tiempo, pero es una de las mejores inversiones que harás en tu vida. Deja de comprar peces, y aprende a pescar de una vez.

Eres un ser humano, si no te mueves, tu cuerpo se debilita con cada año que pasa. Hazle trabajar todo lo que puedas, y si te diviertes en el proceso, mejor. Aprende a moverte bien.

Párate un momento y piensa qué es lo que realmente quieres y necesitas, y olvídate de los demás.  Cuando lo sepas, establece unas metas realistas en función de tu punto de partida. Simplemente intenta hacerlo un poco mejor cada día, sin perder la cabeza.

 

Al final, para mí todo se resume a sentirse bien con uno mismo para vivir la vida lo mejor posible, sin parar de aprender.

Ahora te toca a ti buscar tu camino,

 

Feliz 2019, coco.

 

 

What do you think?

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: